Primera Consulta Informativa GRATIS
Remedios 955 51 52 25 Nervión: 954 62 99 44

Radiofrecuencia Corporal

En los últimos meses hemos asistido al interés creciente y al consiguiente estudio de un tema que ocupa a médicos y pacientes como es la Radiofrecuencia corporal aplicada a la celulitis y a la flacidez. En nuestras instalaciones contamos con la radiofrecuencia Pro-Wave y la radiofrecuencia Accent las cuales emiten radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético. Aunque es un sistema de uso terapéutico conocido en cirugía desde hace años -electro bisturí, coagulación, diatermia, etc.…-, recientes investigaciones han conseguido desplazar su uso al campo de la estética al crear una tecnología capaz de entregar la energía de la radiofrecuencia selectivamente en la dermis profunda y en las capas subdérmicas mientras se protege la epidermis y así poder luchar contra la flacidez y la celulitis.

Este tratamiento es ideal para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la piel de la cara y cuello, pero que aún no necesitan un lifting quirúrgico. La radiofrecuencia también se aplica en el tratamiento de la flacidez que se presenta en otras localizaciones, como la parte interna de los brazos y los muslos, abdomen y nalgas.

La radiofrecuencia Pro-Wave y Accent combina los dos tipos de radiofrecuencia; la Bipolar, que provoca un calentamiento superficial de la piel, y la Unipolar, que produce un calentamiento en la parte más profunda de la dermis actuando sobre el tejido adiposo.

Un calentamiento que podríamos decir va de dentro hacia fuera. Dicho calentamiento va a favorecer:
– El drenaje linfático, lo cual permitirá disminuir los líquidos y las toxinas en el que se encuentran embebidos los adipocitos del tejido afecto de celulitis.

– La formación de nuevo colágeno, tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que adquiera firmeza gracias a la reorganización de los tabiques fibrosos y engrosamiento de la piel.

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, con más o menos rapidez según los casos. Sin embargo, lo que se pretende conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, lo que incluye que se formen fibras nuevas que sustituyan a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos, se favorezca la homeostasis y, en general, mejore el estado de la piel eliminando de ella las huellas del paso del tiempo.
El procedimiento es sencillo. Previo a la sesión se toman fotos y se marca la zona con un rotulador quirúrgico. Posteriormente se aplica sobre la piel limpia una crema conductora y se aplica la energía introduciéndola por medio de un cabezal de tratamiento que se mueve constantemente sobre la piel. La duración del tratamiento es variable dependiendo del área a tratar. Áreas pequeñas como los brazos suelen realizarse en 25 ó 30 minutos, mientras que áreas más amplias como trocánteres (cartucheras) pueden prolongarse de 45 a 60 minutos.

Una vez terminada la sesión se aplica gel de aloe vera en las zonas tratadas y el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana inmediatamente, evitando el sol y los UVA las siguientes 48 horas. Se recomienda beber abundante agua tras la sesión, ya que ayudará al resultado final.

El número de sesiones necesarias es variable y va a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero se consideran necesarias entre 6 y 10.
Los efectos secundarios son: enrojecimiento y edema tras la sesión (son transitorios, pero presentes habitualmente) y alguna pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar (poco frecuente).

Está contraindicado en: embarazo y lactancia, portadores de prótesis metálicas, marcapasos, defribriladores o cardioversores, cardiopatías graves, alteraciones de la coagulación, enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares, cáncer.

Tampoco son buenos candidatos pacientes con sobrepeso importante o con algunos implantes permanentes.

La radiofrecuencia puede combinarse con otras técnicas como láser, que mejora la textura de la piel y las pequeñas manchas y venitas de la cara, con peelings químicos, rellenos, botox, etc. Deben ser realizados en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento facial integral.