La “cosmeticorexia” se conoce como la adicción a la compra de cosméticos y activos antiedad. Dermatólogas, Médicos Estéticos y expertas en Cosmetología advierten de la gravedad en esta práctica cada vez mas habitual. Ya que cada vez hay más casos, sobre todo entre menores de 18 años.

Las pieles jóvenes no necesitan retinol y otros activos que usan las mujeres a edad adulta. A esa edad lo importante es tener la piel limpia y bien hidratada para mantener la barrera cutánea en buen estado. Además, puede haber brotes de acné que se deben tratar correctamente para evitar que queden cicatrices y marcas.

En menores de edad lo más importante es inculcar hábitos de higiene diaria de la piel con productos adecuados, así como la hidratación de la piel de la cara y del cuerpo y, por supuesto, protegerse del sol, ya que las quemaduras solares que recibimos antes de los 18 años están directamente relacionadas con el cáncer de piel.

Para ello pueden utilizar un limpiador suave sin ingredientes agresivos y para pieles sensibles, una crema hidratante ligera y no comedogénica si la adolescente tiene piel propensa al acné y un protector solar a diario libre de grasa.

Las rutinas de cuidado facial que se están haciendo virales en redes sociales y que siguen las adolescentes, se caracterizan por ser muy complicadas, por tener muchos pasos y productos siguiendo el ejemplo de lo que se hace con los mayores. Ni siquiera en casos de piel adulta o madura es necesaria una cosmética tan excesiva y complicada. Pasamos a resumir las bases para tener una piel sana, cuidada, y protegida en edad madura.

En primer lugar la base de todo es la limpieza, tanto matinal como antes de dormir, ya sea con foam, gel, leche limpiadora etc…el que mas guste y mejor limpie en cada caso concreto. Lo ideal es pasar después un tónico refrescante y que limpie del todo la piel de los restos que hayan podido quedar.

Por la mañana haremos uso siempre de un fluido con vitamina C para aportar luminosidad al rostro y luchar contra los radicales libres, principio activo potente también para aclarar manchas y mejorar el tono de la piel. Seguido de ello el paso más importante es la protección solar, sea verano/ invierno, haga sol o llueva, nos tiene que proteger incluso de la luz azul de las pantallas. Es importante también renovarla a medida que va pasando el día si la exposición solar lo requiere.

Llegada la noche nos limpiaremos la piel de la misma forma que en la mañana, para proceder después a cuidarnos con una crema con retinol. El retinol, un derivado de la. Vitamina A, es uno de los activos más potentes y enriquecedores con el que retrasaremos los signos del envejecimiento y trabajaremos las imperfecciones que pudiéramos tener. Lo ideal es empezar de menor concentración a mayor, e incluso usarlo en días alternos hasta que la piel se vaya acostumbrando. 

De manera puntual en la semana, una o dos veces, debemos exfoliarnos con un scrub o exfoliante físico que haga una renovación de la piel y elimine imperfecciones e impurezas, eso nos aportará mucha luminosidad.

También de forma concreta se puede hacer usos de productos más específicos para ojeras, manchas, etc… complementando lo dicho con anterioridad o sustituyendo alguno de los mismos por otros mas específicos, por ejemplo en el caso de las manchas tipo melasma.

Espero que os hayan gustado nuestras recomendaciones, en Clínica Vitaluz podemos hacer un asesoramiento específico con cada persona siguiendo estas pautas. De la misma forma podemos hacerlo vía online mediante video llamada y a través de nuestra tienda online.

ALEJANDRA ALTAVA PEREZ, Coordinadora Clinica vitaluz.