Primera Consulta Informativa GRATIS
Remedios 955 51 52 25 Nervión: 954 62 99 44

El colágeno, su importancia para nuestra piel

Por la Dra.mónica ulecia metz. Dirección médica de clínicas de estética vitaluz.

 

La Dra. Ulecia es experta en Rejuvenencimiento Facial no invasivo

Por qué se habla tanto del colágeno en relación a una piel sana y bella? Qué pasa cuando nuestro colágeno envejece? Son efectivos los suplementos orales de colágeno? Por qué mi médico estético me sugiere tratamientos que hacen que mi piel fabrique nuevo colágeno?

Todo esto y más lo iremos viendo en una serie de publicaciones sobre el colágeno. Pero antes que nada, debemos conocer qué es exactamente el colágeno y por qué es tan importante para nuestra piel y el resto de nuestro cuerpo… ya que se encuentra también en huesos, tendones, ligamentos, etc.

Pues bien, se trata de una proteína, la proteína más abundante en nuestro cuerpo. Tiene forma alargada, como un cordón, y está formado por filamentos ensamblados entre sí, como si fuese una red de pescar pero no plana, sino tridimensional. Forma así un andamiaje muy flexible pero al mismo tiempo muy resistente, que hace que la piel resista la tensión y los traumatismos sin romperse ni deformarse. Así por ejemplo, una fibra de colágeno de un mm de diámetro puede soportar una carga de hasta 40 kg de peso.

Entre medio de estos andamios se sitúan las células de la piel: fundamentalmente, los fibroblastos, auténticas fábricas de proteínas (entre ellas el colágeno) y otras células, como las del sistema inmune. Y se desplazan por estos andamios; sin ellos no se pueden mover, se encogen y dejan de fabricar proteínas, ya que para funcionar correctamente necesitan sujetarse a las fibras de colágeno. Cuando se produce una herida en la piel los fibroblastos se desplazan hacia esa zona para repararla fabricando rápidamente colágeno y los demás elementos necesarios.

Nuestro cuerpo fabrica colágeno de forma natural, pero a partir de los 30 años la producción va disminuyendo de forma progresiva, de manera que a partir de los 40 años puede reducirse en un 1% anual. Por tanto el andamiaje de la piel se va reduciendo, la piel se hace mas fina y menos firme… y aparece así la temida flacidez, responsable del cambio en la forma de la cara, primer signo de envejecimiento facial.

 

Conoce a la Dra. Mónica Ulecia Metz