https://clinicavluz.com/wp-content/uploads/2018/10/Amparo.jpgAmparoAPRENDER A DECIR NO

Por la Psicóloga Amparo Sivianes Barrasa – Experta en el tratamiento de la Obesidad en Clínicas Vitaluz Sevilla.

Vivimos en una sociedad en la que todo se celebra con comidas, hay situaciones difíciles, cotidianas y frecuentes, como cuando en el trabajo un compañero trae un bizcocho; en una cena cuando el anfitrión estuvo toda la tarde cocinando; en un cumpleaños, ese momento tarta; los fines de semana frente a esas comidas de familiares o amigos, etc.

En esos momentos nos es muy difícil decir no al ofrecimiento de comida, por no herir los sentimientos de un amigo, de un familiar o conocido, tuviste que aceptar esa tentadora comida mientras estabas a dieta.

Si casi nunca puedes decirle ” NO ” a una persona, sea un amigo o familiar, entonces te cuesta priorizar tus necesidades antes que la de los demás.

¿ Te has parado a pensar en esa situación qué es más importante ? Si el deseo de satisfacer a un amigo o familiar por aceptar su ofrecimiento de comida o tu deseo de perder peso.

Hay muchas formas de decir no, pero la única forma de hacerlo y de conservar el respeto a uno mismo es siendo asertivo, se le puede explicar a quién me ofrece comida que estoy haciendo un esfuerzo muy grande cuidándome, que se ve delicioso lo que ha preparado pero que esta vez voy a tener que decir ” no, muchas gracias “.

no grandeA menudo creemos que estamos hiriendo los sentimientos de otras personas cuando rechazamos sus ofrecimientos de comida y en ocasiones esto es producto de nuestras fantasías.

Pauta para decir NO de forma asertiva: 

  • Habla con calma y sin alterar la voz: Sé firme, calmado y claro. Si suenas confuso o molesto intentarán convencerte. Si suenas calmado, la persona verá que estás siendo razonable y entenderá que digas no, aceptará tu explicación.
  • Ten un lenguaje corporal firme: Ten la cabeza en alto y haz contacto visual con la persona mientras le dices no para mostrar que hablas en serio.
  • No te disculpes demasiado: Si en realidad lamentas no poder hacerlo, puedes decirle un simple ” lo siento”, pero cuanto más repitas que lo sientes, menos firme suena. La persona pensará que aún puede convencerte. Si te disculpas, parecerá que estás haciendo algo malo al no aceptarlo, pero ese no es el caso.
  • Explica por qué no puedes hacerlo: dar una breve explicación puede hacer que la persona entienda por qué le dices que no.
  • Ofrécele a la persona algunas alternativas: si aún te sientes culpable por decir que no, entonces puedes tratar de darle otras soluciones.

Aunque aquí se está viendo en el contexto de ofrecimiento de comida, estas pautas se pueden aplicar a cualquier ámbito de nuestra vida, en el trabajo, con la familia, con amigos…

Leave a reply