Go to Top

Medicina Antienvejecimiento

medicina antienvejecimiento

La Medicina Antienvejecimiento es una disciplina médica que proporciona al paciente una vejez más saludable. Permite llegar a la vejez en mejores condiciones físicas y psíquicas, con mayor calidad de vida y con mejor aspecto físico. Es un tratamiento que requiere un planteamiento a largo plazo y se desarrolla principalmente en cuatro frentes: nutrición, ejercicio físico y ejercicio mental, aporte de suplementos dietéticos y en algunos casos terapia hormonal.

Lo ideal es comenzar el seguimiento a partir de los 40 o 45 años. En primer lugar realizamos un estudio exhaustivo para determinar la edad biológica (la que realmente tenemos), que puede no coincidir con la edad cronológica (la que refleja su partida de nacimiento). Para conocer estos biomarcadores, se toman distintas muestras y se realizan diferentes estudios para conocer la edad de cada órgano o sistema de nuestro cuerpo. Esto nos permite conocer el funcionamiento corporal, su composición (porcentaje de grasa, músculo, densidad de los huesos…), el perfil hormonal, y los daños sobre nuestro ADN. Las hormonas son fundamentales porque son las encargadas de que nuestro organismo funcione correctamente; actuando como mensajeras, controlan tejidos y órganos situados en cualquier parte del organismo. A medida que envejecemos, nuestros órganos encargados de producir hormonas también envejecen, y la producción de hormonas disminuye. Así, las funciones corporales también se vuelven más lentas o se van perdiendo. Respecto al ADN, es el “disco duro” de nuestro cuerpo, donde se encuentran grabadas las instrucciones para todos los procesos que permiten la vida, repartidas en los cromosomas, que a su vez están compuestos por genes. Cuando se daña nuestro ADN, se daña nuestro disco duro, y nuestro organismo empieza a cometer fallos en sus funciones.

El resultado de todas estas pruebas establece a qué velocidad envejece nuestro organismo y en qué frentes necesita una compensación. Se establece entonces un tratamiento siempre personalizado. La dieta más indicada es la mediterránea, con abundante ingesta de frutas y verduras, aunque se adapta a cada caso. Los ejercicios físicos buscan aumentar la capacidad aeróbica, la resistencia, la fuerza y mejorar el tono muscular. El ejercicio mental busca combatir el estrés, que es el causante de males psicológicos como la depresión e influye también negativamente en el sistema inmune o en el metabolismo. Completan el tratamiento el aporte de vitaminas o minerales, que viene a suplir posibles carencias, y en ocasiones la administración de determinadas hormonas. El reemplazo hormonal ayuda a mantener unos niveles fisiológicos de hormonas en el organismo, pues se sabe que a partir de los 20 años las hormonas disminuyen de una forma significativa en la mayoría de las personas. El primer paso en cualquier caso es la utilización de secretagogos, que son las sustancias que de una forma natural contribuyen a que aumente la secreción hormonal. Entre estas sustancias están la serotonina, DHEA, y otras diversas sustancias.

Si lo desea, consulta la pestaña de los test genéticos que ofrecemos. Pero no dude en pedir cita con nuestros doctores que le asesorarán gratuitamente.