Go to Top

Rinoplastia o Cirugía de la Nariz

rino

La rinoplastia o cirugía de la nariz es uno de los procedimientos más comunes en cirugía plástica.

Se utiliza para:

·         Reducir o remodelar la nariz

·         Cambiar la forma de la punta o del puente

·         Remodelar la abertura de los orificios nasales

·         Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior

 1. ¿POR QUÉ LA INTERVENCIÓN?

El tamaño o la forma de la nariz pueden ocasionar problemas no sólo a nivel estético sino también problemas de salud. El objetivo de esta intervención es conseguir una nariz armónica en su forma y tamaño y proporcional al rostro. En algunos casos se puede asociar a cirugía de tabique nasal (septo plastia). 

2. TÉCNICAS EMPLEADAS

La rinoplastia se puede realizar mediante dos técnicas: en la tradicional y más habitual, se procede por dentro de la nariz a través de una sencilla incisión dentro de las fosas nasales, que no deja ninguna cicatriz visible. En los casos más complejos, se opta por un procedimiento abierto que consiste en levantar la piel mediante una incisión en el tejido vertical y separarla de la estructura ósea y cartilaginosa en que se apoya, la cual es entonces esculpida en la forma deseada. Este método permite obtener un resultado más previsible que en la técnica cerrada.

Después de la intervención el cirujano aplica una férula o “tablilla” externa para sostener la estructura ósea que se acaba de reconstruir, es decir, para mantener la nariz en la posición deseada durante el proceso de consolidación. Igualmente se colocarán tapones nasales o férulas plásticas suaves para estabilizar el tabique nasal (la pared divisoria entre los pasajes aéreos).

Trascurrida una semana, ocasionalmente dos, se deben retirar todas las curaciones, férulas y suturas.

3. ANESTESIA

Tras un estudio preanestesico previo a la cirugía, el médico anestesista decidirá  qué tipo de anestésica se le aplicaará al paciente en función de sus valoraciones como experto.

La rinoplastia se realiza habitualmente en régimen ambulatorio, es decir, sin hospitalización y con anestesia Local más sedación en la mayoría de los casos. Dependiendo de las características del paciente y de la técnica quirúrgica a utilizar.

4. DURACIÓN DE LA OPERACIÓN

La intervención dura alrededor de una hora, aunque el tiempo puede variar en función del tipo de anatomía a corregir.

5. RECUPERACIÓN

Después de la cirugía, sobre todo durante las primeras 24 horas, el paciente siente molestias leves en la zona y presenta hinchazón y hematomas en el rostro, especialmente alrededor de los ojos.

Para paliar estos efectos, el cirujano le dará unas instrucciones de cómo actuar en el postoperatorio para que los resultados sean óptimos.

Las personas operadas pueden retomar sus actividades habituales una vez que se ha retirado la férula, pero aun así, deben evitar realizar ejercicios físicos violentos durante al menos 2 meses. Deberán también evitar todo tipo de agresiones térmicas (excesivo frío, calor, o exposición fuerte al sol) para evitar hinchazones indeseadas.

6. RESULTADOS

Si bien el resultado de la operación se aprecia de inmediato, el resultado definitivo se obtiene  pasados varios meses, ya que durante este periodo de tiempo persiste una cierta inflamación nasal, que va disminuyendo de forma paulatina.

CIRUGIA-ESTETICA-SEVILLA-VITALUZ

INFORMATE SIN COMPROMISO – 1ª CITA MÉDICA GRATUITA

Nombre y Apellidos (requerido)

Teléfono

Correo electrónico (requerido)

Por favor, indíquenos el tratamiento del que desea ampliar información: